Fiesta de la Soledad
Reunión de padres
Eucaristías participativas
Grupo de Catequesis
Comuniones en 2020
Entrada a Catequesis
Catequistas de San Francisco Javier
Eucaristía. Envío de agentes
Sínodo diocesano. Vívelo
Cáritas repartiendo alimentos
Seminario de Vida en el Espíritu
Bautismo en San Francisco Javier

Morir en soledad por el coronavirus

Despedir a un ser querido en el momento de la muerte es doloroso; pero todavía es más doloroso y desgarrador no poder despedirlo, sabiendo que al otro lado de puerta se está muriendo en soledad.
La cruel pandemia que estamos padeciendo nos obliga a dejar solos a familiares y amigos en su tránsito al más allá.
Algunos tienen que morir -¡qué dolor!- sin la presencia de los suyos, sin poder sentir sus caricias cariñosas, ni sus besos agradecidos, ni sus miradas enternecedoras y anubladas por las lágrimas.
También mueren sin poder recibir el sacramento del Perdón o de la Unción o el Viático.
¡Qué dolor! Aunque sabemos que el Señor suplirá nuestra ausencia en esos momentos.
Recemos por los que hayan sufrido estas terribles circunstancias, las padezcan o se tengan que ver en ellas.
Ante esta situación, la Iglesia, a través de un decreto de la Penitenciaria Apostólica del pasado día 19, concede indulgencias especiales a los fieles en la actual situación de pandemia (ver cuadro resumen de las condiciones y requisitos).

Indulgecia plenaria Covid19

Los comentarios están cerrados.

f

X