Catequesis de confirmación
Fachada del templo
D. Eugenio con los sacerdotes de Benin y Ruanda que han colaborado y colaboran en la parroquia
Sr. Obispo con los distintos oficios que han llevado a cabo las obras de reforma
Reunión de padres
Inauguración de las obras
Entrando a catequesis
Capilla bautismal
Sínodo diocesano. Vívelo
Grupo de Jóvenes
Convivencia jóvenes de confirmación
Patio de San Francisco Javier
Eucaristía en los salones mientras las obras
Convivencia de Adviento
Maricarmen García Marugan, autora de las pinturas

El Templo

Es un edificio rectangular de bellas y equilibradas proporciones, en ladrillo rojo de cara vista. En el exterior destaca la torre minimalista de hierro y ladrillo, rematada por una gran cruz. El templo, rodeado por un pequeño jardín, está dedicado a San Francisco Javier cuya fiesta celebramos el 3 de diciembre.

 

En el interior, 7 grandes arcos rebajados son más que una nota artística, invitan al recogimiento y la paz. La planta principal ocupa 200m2 a los que hay que añadir los salones parroquiales de similar capacidad distribuidos en diferentes salas de reunión y un salón de actos y servicios generales.
Destaca la imagen de San Francisco Javier inspirada en el famoso cuadro que representa al santo con su mano derecha apoyada en unos mapas de la época y con la izquierda señala el mar en el horizonte, para contarnos que está dispuesto a evangelizar hasta el fin del mundo.

En el centro, la imagen del “Cristo del perdón” y a la derecha nos encontramos con una imagen que invita a la contemplación: María sosteniendo a Jesús con sus manos, a la altura de su regazo.

El templo y salones parroquiales, que hoy podemos disfrutar, tardaron dos años y medio en construirse, con un presupuesto cercano a 60 millones de pesetas. La Parroquia aportó 45 millones y fueron conseguidos con mucho esfuerzo y generosidad por medio de múltiples actividades e iniciativas: taller de cajas, rifas (moto, TV), mercadillos, chiringuitos en las ferias y fiestas, donativos, préstamos, la campaña “1.000 x 1.000” y más iniciativas.

Reforma y decoración del año 2021

 

1.- El nuevo viacrucis que decora las paredes laterales del templo, es copia del que existe en la capilla católica de la basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén. Se le ha añadido una estación más, la XVI: Jesucristo resucitado se aparece a sus discípulos en el lago de Tiberíades y les da la misión de ir a todo el mundo a anunciar su Reino (Jn 21,1-14).

2.- En el mural del presbiterio vemos a san Francisco Javier que, siguiendo este mandato de Jesús, cruza los mares (los océanos Atlántico, Índico y Pacífico) para llegar a la India, a Japón y a las puertas de China. Viaja en las naves del rey de Portugal como Nuncio apostólico para el todo el Oriente y en la nave de la Iglesia como misionero, ofreciendo el misterio de la redención de Cristo y los medios para acogerla. María le acompaña como estrella y aurora de la evangelización.

3 y 4.- Otras imágenes complementan la decoración. Según entramos a la izquierda, en la capilla bautismal, que acoge la pila del desaparecido poblado de Pálmaces (en Turmiel), se representa a san Francisco Javier bautizando a una familia (Mt 28,19). En ese mismo lado, aparece Miriam, la hermana de Moisés, que tras cruzar el Mar Rojo (imagen y figura de nuestro bautismo) irrumpe en un canto de alabanza (Ex 15,21).

5.- ¿Qué tienen las aguas del bautismo que nos liberan de la esclavitud del mal? ¿Quién les da ese poder de vida? Nos responde desde enfrente otra Miriam, en este caso del Nuevo Testamento, María de Nazaret que viene de la fuente con un cántaro de agua, llevando de la mano a su hijo, quien se definirá como el “Agua viva” (Jn 7,37).

6 y 7.- Cristo es quien vivifica las aguas del bautismo, como también el agua de las lágrimas del sufrimiento, reflejado en el cuadro de la Virgen de la Soledad, y el agua de las lágrimas gozosas del arrepentimiento, visualizado en el cuadro del Hijo pródigo en la capilla del perdón (Lc 15,20).

8 y 9.- Una imagen de San José, el Artesano, junto al presbiterio, nos recuerda el agua del sudor en el trabajo (Gn 3,19), santificado también. Y un cuadro de Santa Teresa de Calcuta nos presenta el vaso de agua dado al necesitado que, según Jesús, no quedará sin recompensa (Mc 9,41).

La Iglesia, a lo largo de todos los tiempos, ha cruzado todos los mares para llevar a Cristo a todos los pueblos. Hoy, sobre todo en occidente, está llamada a hacer la travesía por el mar de la secularización. La iluminación del Cristo nos lo sugiere: El crucificado mira a los que están dentro en su comunidad, y la sombra que proyecta su imagen parece mirar hacia los que están afuera, y a ellos nos envía.

Circunscripción y zona

La parroquia san Francisco Javier está al servicio de las barriadas de “Las doscientas”, “Las noventa y seis”, “Vallehermoso” y la carrera de Alovera. En total, unas 10.000 personas que viven dentro del territorio enmarcado por las carreteras de Villanueva y de Alovera y por las calles Santiago Ferrer y Postas.

f

X